La Casa de las Orquídeas, está ubicada en Filandia, uno de los uno de los pueblos más lindos ubicados al norte del departamento del Quindío en Colombia.
Filandia, también conocida como la Colina Iluminada del Quindío, hace parte del Paisaje Cultural Cafetero (PCC), declarado por la Unesco como Patrimonio Mundial el 25 de junio de 2011. La categoría de Patrimonio Mundial es otorgada a aquellos lugares del mundo que son considerados de valor excepcional para la humanidad por sus características naturales o culturales.
Es allí donde, muy cerca de la plaza principal fue construida la Casa hace  unos 70 años en una zona del pueblo conocida como la Calle del Embudo. Hace 60 años la casa fue comprada por el Sr. Miguel Angel Jaramillo Peláez, quien estaba casado con  la Sra. Soledad Franco Osorio y es en esta Casa, donde  vieron crecer su familia compuesta por 3 hijas y 3 hijos. Don Miguel fue una persona muy reconocida en Filandia dado que participó activamente , con la comunidad. Fue maestro del antiguo Colegio Liceo Andino y del Colegio Felipe Meléndez;  Alcalde por un período de 2 años, colaborador de instituciones públicas y síndico del hospital mental donde fue pensionado. El patio hasta hace muy poco fue lugar de encuentro de los amigos de la familia en donde los menores jugaban especialmente en época de vacaciones. Era un patio en tierra al que se tenía acceso por una escalera.
Tenía en el medio a la altura de la cocina un tanque de agua y lavadero y hacia la parte final unos árboles de guayaba y cacahuete. También se usó para la siembra de yerbas medicinales (malva) y comestibles como cebolla y maíz.

filandia-quindio
la-casa

Hace 7 años la casa fue adquirida por el al Sr. Carlos Julio Jiménez quien la compra con el interés de que sea la casa para su mamá buscando un ambiente cómodo, tranquilo, con buen clima y donde pudiera tener sus cosas y su jardín.  La pasión de la mamá de Don Carlos eran Las Orquídeas.  Es así, como Don Carlos se da a la tarea de ir coleccionando y cultivando una buena variedad de ellas.   Por temas de la salud la mamá de Don Carlos no pudo habitar la casa, fallece y es por eso que decide venderla.   Es ahí cuando aparecemos y decidimos conservar el estilo de la casa y darles un lugar especial a las orquídeas.

El resultado es lo que ven hoy, La Casa de Las Orquídeas: Un café restaurante donde podrás disfrutar en medio de un ambiente romántico de una singular exposición de flores y plantas nativas de la región con un espacio reservado para las Orquídeas, además, de zonas ambientadas en diferentes épocas y áreas habilitadas para muestras de arte y expresiones culturales.

Arquitectura

La Casa de las Orquídeas, si bien ha sido restaurada, preserva el legado de la arquitectura antioquena y su colonización en el occidente colombiano y en particular en el eje cafetero.  Hay un corredor en “L” que conecta salas, comedor, alcobas y cocina, dando como resultado un espacio armónico y muy funcional.  La   Casa fue construida en materiales de madera, guadua, adobe. La cubierta es un techo de dos aguas en teja de barro con un cielo raso cubierto en su totalidad con apliques de madera liviana.  Aprovechando el desnivel del terreno, el patio está construido por debajo del nivel del corredor dando lugar a un espacio generoso que domina todo el ambiente de la casa.

casa-antigua
casa-restaurada
casa-actual
casa-actual-2